La crioterapia consiste en la aplicación de frío sobre la piel para aprovecharse de sus efectos: descongestivos, tonificantes y tensores de la piel.